CÓMO MANTENERTE ENFOCADO

¡OUTSOURCING SI!
2 septiembre, 2017
LA ACTITUD BÁSICA DEL EMPRENDEDOR
2 septiembre, 2017

 

Pequeños trucos a tu alcance para evitar dispersarte. No sólo podrás tachar más cosas de tu lista de pendientes, sino que tendrás la grata sensación de navegar hacia tu objetivo sin ahogarte en las pequeñas o grandes cosas.

 

El déficit de atención que vivimos en nuestra era y la cantidad de estímulos e información que nos rodea no tiene precedentes en la historia de la humanidad. Entre tantas cuestiones “urgentes” que requieren nuestra atención es fácil perder el enfoque o nuestra capacidad de concentración. Esto afecta a nuestra  atención, a la memoria, a la creatividad y a nuestra productividad.

 

La vida online y todas las tareas pendientes que rondan nuestra cabeza a todas horas nos resta energía. Lo del multitasking puede sonar muy bien y parece que es de personas muy eficaces pero todo lo contrario. Debemos ser capaces de concentrarnos en una sola tarea y esto cada vez se ha vuelto más difícil porque entre el teléfono y la computadora, los avisos y notificaciones, estamos acostumbrados a saltar de una cosa a otra y dedicar pocos minutos a cada una.

 

Investigadores de la Universidad de Harvard nos ofrecen algunos trucos para ayudarnos a mantener el enfoque, a organizar nuestra mente y por lo tanto, nuestra vida.

 

1.- El A,B,C. Cuando surge una distracción, meter el freno. A) Ser conscientes de nuestras opciones. Podemos hacer caso a la distracción o seguir con lo que estábamos.  B)Respirar hondo y  C)Elegir conscientemente.

 

2.- Las interrupciones constantes nos dan una sensación de falta de control y nos producen sentimientos asociados de ansiedad, frustración y mal humor. Esto hace reaccionar a una parte de nuestro cerebro que interpreta estas emociones negativas como signo de amenaza y bloquea la función cognitiva y la habilidad para resolver problemas. Las emociones y pensamientos positivos, por el contrario, mejoran la habilidad ejecutiva del cerebro y abren la puerta a la creatividad y al pensamiento estratégico. Bárbara L. Fredrickson,  investigadora de la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill y experta en psicología positiva, recomienda controlar nuestras emociones negativas para lograr mantenernos enfocados. ¿Cómo hacerlo? Por ejemplo, parar la actividad que nos está generando esa negatividad y hacer un descanso mientras realizamos algo que nos aporte emociones positivas, como charlar con un compañero de trabajo, dar un pequeño paseo, levantarnos a tomar una infusión, etc. Aunque parezca contradictorio, haciendo esto mejoraremos la capacidad de enfoque de nuestro cerebro y ganaremos productividad.

 

También recomiendan, antes de pasar a otra actividad de trabajo, dejar unos minutos descansar la mente y hacer algo con nuestro cuerpo como caminar, hacer estiramientos, respiraciones, etc. Aunque no seamos conscientes de ello, nuestro cerebro sigue procesando la información y a veces llega a soluciones o ideas en estos momentos de transición.

 

Utiliza la tecnología para filtrar los e-mails y dejar un tiempo al día fijo para responder mensajes, revisar correo y comunicaciones. Desactiva todas las notificaciones del teléfono que son innecesarias. En los momentos en los que necesitamos concentrarnos en algo hay que dejar a un lado móviles, tabletas, etc.

 

Las listas son clave para seguir enfocados. Incluso es bueno hacer una lista de cosas la noche anterior y visualizar las actividades que vas a hacer al día siguiente. Eso nos ayuda  a priorizar y organizarnos el día. Planear las tareas que requieren concentración y hacerlas en la mañana. Tener un ambiente de trabajo limpio y ordenado es como hacer la cama, básico para empezar bien el día, apagar el ruido y poder enfocarnos en la siguiente tarea.

 

Para no perdernos en las tareas específicas del día a día que demandan nuestra atención, necesitamos conectar con nosotros mismos, con lo que somos y con lo que queremos hacer a un nivel macro, es decir, nuestra misión. Para permanecer alineados con nuestra misión y mantener la capacidad de concentración debemos reservar un espacio de nuestro día para meditar, leer un libro, escribir un diario, dar un paseo sin prisa… y por supuesto, tener contacto con la naturaleza y dormir bien. Cada uno tiene sus trucos, ¿verdad? Si quieres compartirlo con nosotros, nos encantaría que nos lo cuentes.